EL CORAZÓN DE LA PIONEER

Había escrito cien veces: te quiero. La más importante había sido la última. Esa última vez valía por todas. Cuando él hubiera desaparecido, su confesión seguiría volando hacia las estrellas, durante miles de años, quizá millones. Eones inacabables de silencio y soledad que esconderían en sus profundidades un grito sincero, desgarrador, humano. Después de haber sido rechazado por ella, sería la única huella que él dejaría en el Universo. El “TE QUIERO” número cien escrito con rotulador en un margen de la placa donde los científicos habían grabado mensajes dirigidos a una hipotética civilización extraterrestre. Lanzaron la sonda Pioneer sin que nadie reparara en él.

Sonda Pioneer (representación artística)
Sonda Pioneer (representación artística)
Mensaje grabado en las placas que portaban las sondas Pioneer X y XI.
Mensaje grabado en las placas que portaban las sondas Pioneer X y XI.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s