EL PÁLIDO ROSTRO DEL AMOR

Relato correspondiente a la novena semana:

EL PÁLIDO ROSTRO DEL AMOR

En realidad esto del amor no tenía ninguna lógica. Por lo tanto no debería haber esperado de él una actuación lógica. Proteger al ser amado, amarlo eternamente, vencer la soledad esencial de la consciencia enfrentada al infinito gracias a una simple mirada compartida. Vale más un segundo enamorado que cien años de apogeo intelectual. Cien años… un millón. Qué sabrían ellos. Sólo él, entre todos los seres, intuía la verdad. En el fondo, era sencilla. Había impulsos más poderosos, guardianes a los que debía una obediencia más fiel aún que al amor. El vampiro miró el rostro pálido de la mujer. Luego alzó la vista y contempló la eternidad.

Víctor Guisado Muñoz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s